…. “O REI” LLEGÓ DESDE LA ESCUCHA

El Sol brillaba en Vizcaya un viernes de agosto como recién llegado de la tierra murciana. Una luz especial, anunciadora, como la estrella de Navidad con el nacimiento del Mesías. No podía ser de otra manera, el astro llegaba desde su cuna para ver al monarca. Alguien que ha tocado las llamas y no se quema, alguien que ha visto en el infierno la luz de la verdad y la ha sabido trasformar en sus muñecas en pura naturalidad. Ante semejantes méritos, el trono del toreo, tiene nombre y apellidos.22204429-5FD4-435D-A0C4-E461C66CA887

Dicen que le quieren hacer un monumento, pero no hay suficiente bronce para plasmar tanta grandeza. Su vida es una enseñanza, un poema de Benedetti hecho carne. Y ante estas cosas, la queja y la desesperación no cogen cuando la lucha, las ganas y el no darse por vencido tienen un largo camino que recorrer. Una filosofía de vida. Muera San Agustín, Descartes o Platón en las escuelas, cuando hay hombres que enseñan la vida sin trampa ni cartón, con una muleta y el corazón, por delante, como lo hace Paco Ureña.

Resulta, que detrás del sueño infinito que algunas veces fue pesadilla,  había un alegre despertar. Ser figura del toreo, otra más en Murcia, después de Ortega Cano.

Su inicio de faena al tercer toro de la tarde, del hierro de Vegahermosa, en la séptima de abono de las Corridas Generales, fue una obra maestra del trapillo rojo. Un desiderátum que rasgó la piel de emoción de los aficionados. Esos muletazos serán como el anillo de compromiso de una enamorada. Saber que los tienes ahí, que son tuyos y que ni la parca separará el recuerdo.

Los naturales al sexto, no es que fueran lentos, es que el tiempo se bajó del tren y se sentó en una de las butacas azules del coso de Vista Alegre. Y seguro que se desgañitó la garganta lanzando los olés al viento, e incluso tuvo tiempo de llorar, de alegría, para volver a arrancar la máquina y dejar que siga por mucho tiempo la conmoción torera entre los aficionados.

Y cuando todo el mundo miraba al Perú, “O Rei” llegó desde La Escucha.IMG_20190824_024814_343

Fran Pérez @frantrapiotoros