OREJA PARA UREÑA EN EL HOMENAJE DE ALBACETE A DÁMASO GONZÁLEZ

Ofranda de Flores en la estatua de Dámaso González en Albacete

Casi lleno en la plaza de toros de Albacete este domingo 13 de mayo para presenciar la XXIX edición del festival del Cotolengo, este año en homenaje a la gran figura del toreo albaceteña desaparecida el pasado año, Dámaso González.

Desde primera hora de la mañana fueron muchos los aficionados que pasaron por la escultura del gran maestro albaceteño sita en los aledaños de la plaza de toros de Albacete para mostrar su cariño hacia un torero, que además del rey del temple, fue el rey de la solidaridad. Se vivieron escenas de gran emoción cuando los hijos de Dámaso depositaron flores en el monumento, en un acto en el que estuvieron arropados por decenas de aficionados, familiares y amigos.

DdFuE4IXcAEkwhXEnrique Ponce abrió el festival con un novillo de Manuela Agustina López Flores con el que lo intentó todo para el lucimiento. El animal de Samuel, complicado, se lo puso difícil al valenciano que tiró de libro y le sacó pases imposibles. La espada no le funcionó y fue ovacionado.

El segundo ejemplar lució el hierro de Daniel Ruiz y como no podía ser de otra manera “El Juli” lo recibió alegre de capote dejando momentos brillantes en el toreo a la verónica. El de Daniel fue un toro deslucido con el que el madrileño poco pudo hacer con la muleta. Mató horriblemente mal y el público le agradeció las ganas de agradar con una ovación.

Las primeras orejas de la tarde fueron a parar a las manos de Miguel Ángel Perera. Perera templó a un ejemplar colaborador en su suegro Capea y ejecutó tantas ligadas y rotundas que llegaron fuerte al cariñoso público albaceteño. El extremeño exprimió al ejemplar y mató de una buena estocada con la que tocó pelo con ambas manos.

Cayetano cortó otra oreja del cuarto tras una labor fácil, limpia y sin mucha historia a un toro noblón y soso de José Vázquez. Todo parecía que se iba a quedar en nada pero una buena estocada del madrileño le valió para cortar un trofeo.

Paco Ureña se las vio con un ejemplar burraco de Lola Domecq. El de El Torero fue soso y sin trasmisión y el de Lorca le ejecutó una faena sentida que no llegó a coger altos vuelos por la condición del animal. Ureña intentó sacar pases de donde no había en una trasteo lleno de entrega. Mató de pinchazo y estocada y cortó un trofeo.DdGOlMSWAAA7nBQ

El sexto del hierro de Encinagrande no se dio al lucimiento. Rubén Pinar estrelló sus ganas ante lo imposible. Fue ovacionado.

La gran sensación del festival fue el novillero sin picadores de la escuela taurina de Albacete José Fernando Molina que cortó las dos orejas y el rabo a un buen ejemplar de la ganadería de Sonia González premiado con la vuelta al ruedo. “Oscurillo” le puso en bandeja el triunfo al novillero que cuajó al ejemplar por ambos pitones, en tandas ligadas y de gran emoción con las del público de Albacete enloqueció. Tras una estocada fue premiado con los máximos trofeos y la sensación de que el futuro taurino de Albacete va a dar mucho de qué hablar.

Ficha:

Plaza de Toros de Albacete. Domingo 13 de mayo de 2018. Festival del Cotolengo homenaje a Dámaso González.

Toros de Manuela Agustina López Flores, Daniel Ruiz, El Capea, José Vázquez, El Torero, Encinagrande y un novillo de Sonia González.

Enrique Ponce: ovación

El Juli: ovación

Miguel Ángel Perera: dos orejas

Cayetano: oreja

Paco Ureña: oreja

Rubén Pinar: ovación

El novillero José Fernando Molina: Dos Orejas y Rabo.

Entrada: Casi Lleno

Se guardó un minuto de silencio en memoria de Dámaso González

Fran Pérez @frantrapiotoros

Fotos: Con Sabor a Albacete