EL FOCO DE LA 5ª DE LA FERIA DE CALASPARRA: “Clavelito de mi corazón”

A FOCOAllá por 1949 Don  Genero Monreal le puso música a la letra de Federico Galindo para conjugar la obra maestra de las tunas universitarias. Quien no ha asistido alguna vez al canto universitario entre juergas y estudios que ameniza la sobremesa al son de “Clavelitos”. Así fue el novillo tercero de Ana Romero. Una mocita guapa y brava con un clavel de triunfo en sus adentros. Novillo de bandera y gran candidato a llevarse todos los premios de la feria. Y eso que le hicieron las cosas mal desde el principio con una lidia nefasta, impropia de los que se hacen llamar profesionales. La palma se la lleva la mano criminal del picador que tuvo la fortuna de ver arrancarse a tal manantial de bravura a su cabalgadura. La pena es que tal manantial se lo quisiera beber el solo con un puyazo asesino que da alas a los antitaurinos. A veces uno piensa que tenemos lo que nos merecemos. Por obra y magia “Clavelito” llegó a la muleta pidiendo que le cortaran el rabo. Y Alfonsito, el Moranco, no consiguió ni destacar para una oreja. Malos tiempos para los algodones. Cuando sale uno con casta, leñazo. Bien por el señor presidente Vélez en atender la petición de vuelta al ruedo para el Gran Animal de Ana Romero. IMG_2914
Me preocupa que con el material ganadero santacolomeño, con algunos novillos orejeros y uno extraordinario, los novilleros se vayan como el bolsillo del sufrido contribuyente. Más vacío que El Hospicio en esta feria.  La luz sigue siendo, y perdón por la expresión, una mierda como el sombrero de un picador. Las luces ya amenazan con caer sobre el ruedo y la pantalla de la tele, con el anuncio con fondo blanco, ilumina más que esas bombillas que parecen lámparas antimosquitos. Oye, otra cosa, que manera de merendar la de la gente que paga su entrada en el tendido, que lujo. Menos lujo es ver a los cuerpos de seguridad municipales y del estado, que están de servicio y deben velar por la seguridad de todos, ponerse finos de cerveza en el callejón de la plaza de toros. Vamos a tener que hacerles un control también a ellos. A su favor el control que ahora se produce en el callejón para que no este gente que no debe estar. Que querían echar hasta el empresario de la plaza. Pero a la rubia que se bebe no le pidieron el pase.
Fran Pérez @frantrapiotoros