JORGE RICO REVOLUCIONA LA FERIA DE CALASPARRA

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hay días que son para uno. Jorge Rico venía a Calasparra con una mano delante y otra detrás, con la esperanza de que un novillo de Villamarta le metiera la cara para que aferrado a sus ganas por ser alguien en esto del mundo del toro le sacara del ostracismo. Y el porcentaje que de que eso pasará se le puso a favor. La Esperanza hace milagros y sacó en tercer lugar un precioso novillo burraco, que ya destaco en el encierro por su galope al final del recorrido, que fue un dije embistiendo. El buen animal de Villamarta acudió con alegría al caballo montado por Francisco Javier Elena que le dio un puyazo fuertemente ovacionado por el respetable y llegó a la muleta oliendo a espiga de oro. El novillero de Alicante recibió animoso y dejando una carta de presentación en la que se intuía que hoy era un día en el que no pensaba dejarse nada dentro. Con la muleta Jorge estuvo a buen nivel, con las lógicas carencias del que está empezando, pero conectando mucho con el público en tandas ligadas por ambos pitones, toreando de verdad y poniéndose al nivel del buen animal que tenía delante. Conquistó por su actitud y bisoñez. Se tiró a matar con arrojo aguantando mucho al novillo y dejando una estocada contraria que necesitó un certero golpe de descabello para atronar al toro. Pero daba igual, Calasparra estaba “Jorgearricada” y le pidió las dos orejas con mucha fuerza que fueron concedidas con el palco presidencial con el premio, hoy justo, de la vuelta al ruedo para el burraquito de Villamarta de nombre “Jerezoso” y que se convierte en un gran candidato al premio al mejor novillo de la feria.

No conforme con las dos orejas cortadas, el novillero salió en el sexto a revienta calderas poniendo otra vez a todo el mundo de acuerdo. Muy firme en la muleta, volvió a rayar a gran altura con otro novillo colaborador de Villamarta cuajándolo por ambas manos, templado las embestidas en un trasteo de menos a más que de no haber fallado con la espada hubiera sido merecedor de otras dos orejas. Todo quedó en una vuelta al ruedo unánime. Al preparar al toro para entrar a matar fue cogido de muy fea manera por la entrepierna, situación por la cual tras darse el gustazo de salir a hombros fue atendido en la enfermería de la plaza de toros.

Como gran favorito llegaba el venezolano Jesús Enrique Colombo que se encontró con un lote poco colaborador y con el que no pudo brillar en ningún momento. Con el primero novillo, con síntomas de estar lastimado de los cuartos traseros, no pudo lucirse en banderillas, dejando sólo un tercer par de mérito. Lo intentó todo con la muleta Colombo pero no llegó por las condiciones de su oponente. El final de faena tuvo más entidad por el arrimón del novillero en unas manoletinas de infarto en el que a punto estuvo de ser prendido. La estocada fue muy buena y se le premió con una oreja. Su segundo del lote fue animal complicado, que pegaba tornillazos y que sabía lo que se dejaba detrás, estuvo hecho un tío, en un toma y daca más para profesionales. En la batalla el toro lo prendió partiéndole el vestido en un momento de angustia que afortunadamente salió sin consecuencias. Hubo leve petición de oreja y saludó una ovación desde el tercio.

El francés Andy Younes comenzó su participación en la feria delante de un novillo impropio para Calasparra. Muy terciado y sospechoso de pitones el de Villamarta tuvo un comportamiento incierto en los primeros tercios y el novillero no se confió y tiró de precauciones. Al final del trasteo tuvo gestos de cara a la galería pintureros que se estropearon por el desacierto con la tizona. Fue ovacionado. Con el quinto Andy estuvo más confiado ante un ejemplar complicado en el que instrumento un principio de faena prometedor en el centro del ruedo que pronto se vino abajo por las condiciones del toro y la actitud algo ventajista del novillero. Con la espada tampoco estuvo fino y escuchó el silencio de la Caverina.

Ficha:

Plaza de toros de Calasparra. Lunes 4 de septiembre. 2ª de la feria del Arroz.

Novillos de Villamarta, muy desiguales de presencia, alguno impropio para este tipo de festejos, que resultaron complicados en líneas generales. El 6º noble. El 3º de nombre “Jerezoso” que fue un excelente animal y fue premiado con una justa vuelta al ruedo en el arrastre.

Jesús Enrique Colombo: Oreja y Ovación desde el tercio.

Andy Younes: Ovación y Silencio.

Jorge Rico: Dos Orejas y Vuelta al ruedo.

Entrada: Dos tercios

Pedro M. Mellinas / Fran Pérez @elmuletazo

Fotos: Raspa