David Fernández y Mario Sotos puntuan en Calasparra en tarde de contrastes

Horas antes del comienzo de la novillada se anunciaba que la Feria Taurina del Arroz de Calasparra había llegado a los 1.000 abonados por primera vez en la historia. Para ser domingo, las entradas sueltas no completaron la faena en la medida que se esperaba. Primera de feria en tarde expectación para ver a una prometedora terna y a la ganadería triunfadora de la pasada edición. Los tres últimos novillos se presenciaron con luz (escasa) artificial y la novillada finalizó al borde de las 21:30.

La novillada de Monteviejo  resultó “a contraestilo”. Con un ejemplar de enorme calidad como el segundo, salpicada con otros “suavones” y pecando todos de falta de fuerzas salvo el cuarto, algo que no es habitual en la casa.

El primero de la tarde blandeó desde el principio. Con él  Mario Palacios demostró tener oficio robando algún muletazo digno de mencionar entre la blandura del utrero. Tras matar de estocada y descabello fue ovacionado. Volvió a torear con clase al noble ejemplar que salió en cuarto lugar. Con más fuerzas que sus hermanos, pudo gustarse Palacios por ambos pitones en una faena de buen son. Con dominio de la situación, acertando en las distancias y en los toques, fue construyendo una obra que hubiese sido merecedora de premio de no haber fallado reiteradamente con la espada. Ovación.

IMG_9534

IMG_9016

David Fernández se vestía de luces por segunda vez en la temporada. A sus manos fue a parar la “perita en dulce” de la tarde. De enorme calidad, embestida larga, humillada y templada, el novillo fue de menos a más durante la faena. Una pena que no tuviese algo más de fuerza para ser completo. Mostró sus credenciales desde el principio el novillero de Cehegín, recibiéndolo con dos arriesgados y vistosos faroles para completar el saludo con gran estilo a la verónica. Lo mejor con la muleta fue una tanda por el pitón derecho templada y bien rematada. Se empeñó quizá en exceso por sacar partido por el pitón izquierdo. Ofreció buenos momentos en una faena que no llegó a explotar como apuntaba. Tras matar de estocada y descabello cortó una oreja y “Pasodoble” de Monteviejo se llevó una gran ovación en el arrastre.

IMG_9147

A portagayola se fue David Fernández a por el quinto, para completar el saludo de nuevo con verónicas de perfecta ejecución. Brindó al empresario antes de coger la muleta e irse a buscar el triunfo. El novillo humillaba, pero a la vez tenía una embestida quebrantada que no era fácil de templar. Faena apasionada y de corazón del novillero de Cehegín. Tras pinchar y descabellar se le pidió con insistencia la oreja que la presidencia no concedió.

IMG_9596

IMG_9136

Se presentaba en Calasparra el manchego Mario Sotos. Tras un comienzo frío con el capote, mostró gran torería con la muleta. Con la figura erguida y compuesta, dibujó muletazos de mano baja y desmayada. Un novillero con pellizco de los que cuesta encontrar. Estuvo por encima del buen novillo que fue incomprensible premiado con la vuelta al ruedo. Tras pinchar dejó una estocada en buen sitio y cortó una oreja. Con el último de la tarde, un sobrero de Santa Teresa que salió al cambiarse el titular de Monteviejo por un aparente calambre, abrevió tras haberlo masacrado en el caballo. Palmas.

IMG_9280

IMG_9357

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Calasparra. Primera de feria. 2/3 de entrada. Novillos de Monteviejo de buena presentación y juego desigual. El tercero de nombre “Batanero” premiado con la vuelta al ruedo.

Mario Palacios, ovación tras aviso y ovación tras aviso

David Fernández, oreja tras aviso y vuelta al ruedo tras petición

Mario Sotos, oreja tras aviso y ovación

Pedro M. Mellinas @pedrommellinas

Fotos: José Manuel García “Raspa”

 

A %d blogueros les gusta esto: