Crónica: “CINCO HORAS CON MARIO” (Cieza, 2ª feria, 27 de Agosto) Mora y Puerta a pie por la Puerta Grande

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No pudo comenzar de mejor manera el segundo festejo de la feria de San Bartolomé de Cieza. Y es que el primer toro de Adolfo salió de chiqueros con una alegría inusitada, creando emoción desde el primer minuto y poniendo en bandeja el triunfo gordo para David Mora. Fue un trasteo novelesco, como esa obra de Delibes adaptada a las tablas donde Carmen Sotillo habla sola en el velatorio de su esposo. “Cinco horas con Mario”. Así pudo estar David Mora toreando al bueno de Adolfo, que curiosamente tenía el nombre del marido de Carmen Sotillo en la novela de Delibes. David Mora estuvo realmente bien por ambos pitones, cuajando al buen animal y dejando momentos que brillaron más por la diestra que por la siniestra. Hubo ligazón y conjunción con las embestidas humilladas del toro que hacía surcos con el hocico por el suelo. En una serie de naturales de relajo David se sintió como Lola Herrera y habló con Mario de lo bonito que es torear y de la grandeza de la fiesta de los toros. Un amor que brindó en triunfo a la memoria del maestro Dámaso González. Una gran faena que hizo tapar con el clamor los pitos de 20 niñatos apostillados a las afueras de la plaza. Una estocada entera fue la guinda para rematar la obra y las dos orejas fueron concedidas con toda justicia. Si bien habría que decir que “Mario” se rajó al final de faena, por eso el presidente, Don Mariano Molina,  no le dio la vuelta al ruedo. Fue el único pero, porque hizo una gran pelea en varas en el único puyazo que le dieron y puso las cosas difíciles en banderillas, dando algún susto que otro a los banderilleros. De esos sustos salió el subalterno Víctor Manuel Martínez contusionado al intentar refugiarse en un burladero y hacer el toro por él, estrellando su pierna contra las tablas cuando se creía ya a salvo. Está pendiente de estudio radiológico.

El cuarto fue también un buen toro. Con menos trasmisión pero con dos pitones donde el animal de Adolfo humillaba e iba hasta el final del muletazo. Tras un principio de faena dubitativo, David Mora le encontró el sitio al burel y volvió a estar a gran altura en series ligadas por ambos pitones. Aquí la zurda salió más a relucir y el madrileño no cortó las dos orejas porque el descabello le jugó una mala pasada. Saludó una ovación con una sonrisa reveladora, por un triunfo que le hace coger confianza en una temporada que no está rodando como él esperaba.

Triunfo también para Antonio Puerta. El de Cehegín llevó a la plaza a los pocos, un cuarto de entrada, que se atrevieron hoy a ir a los tendidos de “La Deseada”. Y eso se notó en toda la tarde. Muy arropado el torero por el tendido tuvo un lote poco colaborador. El tercero se paró pronto y Puerta tan sólo pudo mostrar voluntad y pegarse un sincero arrimón. Media estocada defectuosa y dos descabellos desencadenaron una tímida petición de oreja que fue atendida por el presidente. Sin duda el torero debe estar agradecido a su legión de seguidores. Algo parecido ocurrió en el sexto donde la faena no pudo tomar vuelo por el juego nulo del toro de Adolfo en la muleta. Antonio Puerta fue todo voluntad, desde el recibo con el capote hasta la muleta, pero cuando no puede ser por las condiciones del toro, no puede ser, a pesar de que queremos siempre verlo bien. La gente le agradeció el esfuerzo realizado y lo premió con otra oreja que le abría la puerta grande, por donde salió a pie junto a David Mora, por respeto al duelo por el Gran Dámaso.

Daniel Luque con un lote soso y deslucido no pudo hacer mucho. Su tarde fue de justificarse delante de dos animales que no colaboraron y el público le agradeció su presencia premiándole con una oreja de consolación que no debió ser concedida.

La emoción final llegó en el tercio de banderillas del sexto, donde el local Antonio Cama y Fernando Sánchez protagonizaron un tercio cumbre de banderillas que la banda de música de Cieza amenizó y que volvió locos a los presentes.

Y es que cuando un toro como “Mario” sale a la plaza, cuando  banderilleros como Cama o Sánchez se la juegan o toreros se reencuentran con su profesión tras que esta no esté siendo demasiado justa con ellos la fiesta de los toros crece. Ya solo queda bajar el precio de las entradas y que en lugar de que se emocione un cuarto de gente que se emocione la gente entera.

Ficha:

Plaza de toros de Cieza, Murcia. Segunda de Feria. Domingo 27 de agosto. Corrida de toros.

Seis toros Adolfo Martín nobles, deslucidos y un gran toro el primero de nombre “Mario”

David Mora, dos orejas y ovación

Daniel Luque, ovación y oreja

Antonio Puerta, oreja y oreja

Entrada: Un cuarto.

Incidencias: Se guardó un minuto de silencio en memoria de Dámaso González. Veinte antitaurinos se manifestaron en los aledaños.

Fran Pérez @frantrapiotoros

Fotos: Pedro Laforet