Verdad y entrega de Rafaelillo en Alicante con un deslucido lote de Adolfo Martín

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Regresaba Rafaelillo a la vecina Alicante para comparecer en el primer festejo mayor de la Feria de Hogueras 2017. Rafaelillo compartía cartel con Juan Bautista y Manuel Escribano, que volvía la plaza en la que sufrió una dramática cornada que le tuvo muchos meses alejado de los ruedos. El público asistente, 4.046 espectadores según dato oficial de la empresa, menos de media entrada, le tributó una emocionante ovación al romper el paseíllo. Los siempre exigentes toros de Adolfo Martín completaban el cartel. Una corrida variada de hechuras, feos en su mayoría que han dado un noble juego peor lejos de lo que se espera de una ganadería torista que debe ser un manantial de emoción. El lote de Rafaelillo ha sido el peor dentro de un conjunto toreable que ha servido para el triunfo de Juan Bautista y Manuel Escribano.

En primer lugar le correspondió a Rafaelillo un toro sin opciones de lucimiento. Brindó a Manuel Escribano. Bregó con él con la gallardía que le caracteriza sin opciones de triunfo. Un trasteo solvente por encima de un animal que no tenia opciones de triunfo y si de dar algún susto. Su labor fue silenciada.

El segundo del lote de Rafa fue la típica alimaña de albaserrada. Un ejemplar de mucho peligro con el que Rafa tiró de bragueta y esfuerzo. Faena antigua, de las de verdad, haciéndose con las malas embestidas del Adolfo y mostrando que sigue siendo un torero muy ha tener en cuenta. Falló con la espada y perdió una oreja ganada a ley. El público le tributó una clamorosa ovación. 

Juan Bautista consiguió sacar partido a su primer oponente, llegando su labor al tendido con un trasteo clásico y basado más en la cantidad que en la calidad. Faena bien rematada con la espada que le valió una oreja. El quinto muy feo de presentación, llegó a la muleta noblón y dócil, cosa que el francés aprovechó para trazar una faena templada que tuvo su punto álgido al final de faena cuando el torero consiguió darle ligazón a las tandas. Una gran estocada le puso otra oreja en las manos y la salida a hombros.

Al tercero de la tarde también le cortó una oreja Manuel Escribano. Faena de pura entrega desde el capote hasta la espada, en la que estuvo muy presente lo ocurrido en esta misma plaza el pasado año  y la capacidad del torero para sobreponerse a la adversidad. Lo dio todo Escribano , que supo contener la emoción de espantar los fantasmas del pasado a base de entrega y valor.

El sexto, tuvo una embestida clara por el pitón izquierdo. Un pitón para bordar el toreo con el que Escribano estuvo solvente dando tandas ligadas sin demasiado ajuste que gustaron a un público que hoy venia a verlo disfrutar. La estocada da final fue certera y el conjunto le valió para cortar otra oreja que le abría la Puerta Grande.

En toda la tarde se tuvo muy presente el alma de Iván Fandiño al que se le guardó un minuto de silencio al finalizar el paseíllo.

Ficha:

Plaza de toros de Alicante. Primera de la Feria de Hogueras.  

Toros de Adolfo Martín, desiguales de presencia, nobles y sin chispa. 

Rafaelillo, silencio y ovación tras aviso.
Juan Bautista, oreja y oreja.
Manuel Escribano, oreja y oreja.

Entrada: Menos de Media entrada.

Pedro M.Mellinas / Fran Pérez

@elmuletazo

A %d blogueros les gusta esto: