Toca imaginación…..

727628La Murcia Taurina está de enhorabuena. Y es que tenemos un amplio abanico de toreros, que en diversos niveles, están representado a la Región de forma extraordinaria.

Rafaelillo, dentro del circuito de las corridas duras, es el dueño y señor del cotarro. Hay que ser muy torpe para negarle el pan a un tío que se la juega tarde tras tarde con toros a los que otros toreros le ponen pegas. A sangre y fuego, el del barrio del Carmen se ha ganado el sitio y el buen nombre entre los aficionados. Algo que no parece que lo tengan claro en su ciudad, o al menos en la plaza de toros de su ciudad. Ojalá que este año se acabe la sequía de no poder ver a Rafaelillo torear en su tierra.

Paco Ureña, hoy por hoy, es el gran baluarte del toreo murciano. Los aficionados a los toros demandan su presencia en todas las grandes ferias. Y es que su manera de torear ha conquistado hasta los aficionados más exigentes. Una temporada la del 2017, clave para la carrera del lorquino. A Paco, como a Rafa, tampoco le han puesto las cosas fáciles. Si ahora es quien es, es porque su esfuerzo y su lucha para ser “torero”, ha ido madurando poco a poco, saltando muros infranqueables como el olvido y tragando maldades, hasta convertirse en buen vino. Ureña tampoco debería faltar en la plaza más grande de la Región de Murcia.

Pero si queremos que la tauromaquia se vaya renovando y regenerando, en la feria de Murcia tampoco deberían faltar dos toreros que están llamados a ser, en un futuro próximo, el relevo.

Antonio Puerta tiene el puesto ganado. Su presencia en Murcia es de justicia. Y es que siendo triunfador dos años seguidos de la feria y salvando los muebles a la empresa que lleva las riendas de la plaza, su puesto debe estar más que asegurado. Pero claro, luego llegan festivales del cáncer, donde todo torero murciano que se precie quiere torear, y lo dejan fuera para que entre dios sabe quién.

El otro torero preparado para ir a Murcia es Filiberto. El de Calasparra demostró en Blanca que su progresión va a más y que se debe contar con él. Más que nada porque debe ser tu tierra la que le empuje y le dé un escaparate bueno para mostrarse al exterior. Y puntazo para el empresario que le daría a la feria “Novedad” y “Progresión”

Lo que no nos gusta es que la feria se llene de “viejas glorias” o “innombrables”, que no son José Tomás, con todo hecho y contado, que reaparecen y se retiran como los ojos del Guadiana, y que le van a quitar los puestos a los que verdaderamente les toca torear.

Los tiempos que corren dan para la imaginación y el buen gusto, no para pantomimas ancladas en el pasado.

Fran Pérez @frantrapiotoros

A %d blogueros les gusta esto: