Borja Collado y Ramón Serrano se llevaron la clase práctica de ayer en Abarán

[Img #9949][Img #9950]No se puede medir una clase práctica como a una novillada sin caballos, una picada o un festejo mayor. Por eso, que el presidente se salte el Reglamento (y para nosotros fue el mayor error porque a los niños y a los espectadores de televisión no aficionados se les induce a pedir un cambio de toro sin justificación ni sentido), que se lidie ese sexto novillo con hechuras de becerro o que se cambie el tercio con una sola banderilla. El resto, todo positivo. Un cartel bien formado con alumnos que tienen cosas que decir y que seguro, las dirán.

 

Orejas y rabos son importantes, pero tanto o más es ver a ese chaval de Valencia que se llama Borja Collado, dar una lección de clase y personalidad, de la que bien se pueden sentir orgullosos sus profesores. Toreo bueno, del caro, el que te dice cosas y gusta a todo el mundo. Algo diferente, y por consiguiente que marca la diferencias entre los muletazos encajados y aquellos que son tirar líneas y sin rematar

 

Toreo bueno el de Ramón Serrano, aunque no se puede medir la faena con el mismo rasero que la de Collado porque delante de si tenía un becerro sin cara ninguna ni volumen. Seguro que Ramón ha toreado en el campo vacas con mayor entidad en todos los conceptos. Pero el de San Javier tiene su “ángel”, posee valor, sabe bajar las manos y aunque le falte rematar el muletazo, eso se corrige. Torero de este corte nos hacer albergar la esperanza de que la baraja de diestros de la tierra está llena de cartas.

 

Algo más verdecito estuvo José María Trigueros. El de Javalí era la primera vez que se vestía de luces y recibió a su novillo con una larga cambiada, aunque después poco pudo hacer con el capote. Con la muleta recibió al de Ruiz Palomares con un pase cambiado, pero en ese instante el novillo “canto la gallina2 y se fue como un poseso a buscar las tablas en donde tuvo que hacer toda la faena el alumno de la Escuela Taurina de Murcia, consiguiendo algunos muletazos sueltos dignos de mención.

 

Abrió cartel Jesús Cuesta, alumno de la Escuela de Sevilla, quien ante un eral justo de fuerzas le recetó tres largas cambiadas de salida. Basó su faena de muleta por el pitón izquierdo, el más claro de “El Cotillo”, demostró que tiene cosas muy buenas y terminó su faena con unas “bernardinas”.

 

Completo el cartel la alumna de la Escuela de Écija, Rocío Romero, quien recibió a su novillo con verónicas rematadas con una muy buena media. La faena de muleta la empezó con las dos rodillas en tierra, siendo jaleada. Ligó una buena tanda de derechazos ante un oponente sin clase, violentito y con la cara arriba al final de cada pase. No obstante la torera tiene maneras, aunque tiene que aprender a correrle la mano a los novillos y estar más acertada con los aceros.

 

Resumiendo, entretenida tarde de toros en la que se abrió la puerta grande para que salieran Borja Collado y el murciano Ramón Serrano.

 

Ficha del Festejo:

 

Plaza de toros: Abarán

 

Festejo: Clase práctica

 

Reses: Se lidiaron dos novillo de “El Cotillo” (se dejaron), uno de Juan Ruiz Palomares (manso), un sobrero de Ruiz Palomares ( añojo) y dos de Las Ramblas, cambiado el sexto sin más justificación que su genio y que apretó en los dos primeros tercios. Era el de mayor presencia y correspondía a Ramón Serrano.

 

Toreros:

 

Jesús Cuesta (Escuela de Sevilla): Pinchazo y casi entera. Oreja

Rocío Romero (Escuela de Écija): Tres pinchazos y estocada. Oreja

José María Trigueros (Escuela de Murcia): Pinchazo y estocada. Oreja

Borja Collado (Escuela de Valencia): Estoconazo. Dos orejas y rabo.

Ramón Serrano (Escuela de Murcia): Estocada y dos descabellos. Dos orejas

 

Incidencias: Al acabar la lidia del primer novillo y antes de ser arrastrado por las mulillas, media docena de antitaurinos se lanzaron al ruedo y se abrazaron al eral. Fueron denunciados, tomándosele los datos, y se espera una alta multa. Con anterioridad al festejo, un grupo no superior a 50 personas, se manifestaron en la puerta de la plaza contra los toros.