Debió concederse la “Espiga de Oro”, esto deteriora la Feria

En una Feria en la que se lidian 36 novillos, que apuesta por la más prestigiosas ganaderías, por los 18 mejores novilleros que la empresa considera son de los más destacados del escalafón, que ningún día registra su plaza menos de media entrada, que la gente vive el toro como en pocos sitios… no se pueden declarar desiertos los premios a la Mejor Novillada y la Espiga de Oro, al mejor novillero, cuando a un toro se le ha dado la vuelta al ruedo, han habido encierros como el de Partido de Resina interesantes, bien presentados, con cara… o bien en el apartado torerista se “guarda” la Espina después de tres salidas a hombros, dos de ellas de toreros murcianos.

 

Esto llama la atención fuera no por la dureza del jurado, sino por lo malo del jurado, y así lo dicen toreros, apoderados y empresarios.

 

No ha sido una buena Feria, pero tampoco tan mala y lamentablemente esta es la imagen que se da de cara al exterior y que puede perjudicar a la misma.

 

Que se tomen decisiones por UNANIMIDAD nos parece un formulismo, porque pensar que todos los miembros de ese jurado piensan igual con los argumentos que aquí ofrecemos, nos parece sospechoso. Para que esto no vuelva a pasar no se debe pensar en decir “se declara desierto”. No sería más prudente preguntarse así mismo alcalde propiedad, comisión, aficionados ¿Qué ha pasado?.

A %d blogueros les gusta esto: