José Tomás y Manzanares armaron el “lio” en Alicante en memorable tarde

[Img #8648][Img #8649]Excelente resultó el quinto toro de Cuvillo, “Cacareo” de nombre, que fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre sin las dos orejas que, previamente, logró cortarle José Tomás tras una magnífica faena. El noble animal transmitió más que sus hermanos y, con él, el matador madrileño realizó una faena muy ajustada desde su inicio con el capote a base de verónicas a pies juntos. Luego, quitó combinando capotazos por alto con otros capote a la espalda. Arrancó con la muleta con estatuarios en el centro de la plaza, impávido, sin moverse, aguantando a pesar de que el toro fuera quedándose cada vez más corto. Remató ese inicio con una torerísima trincherilla por bajo. Luego, se puso a torear primero sobre la mano derecha en dos series templadas, de mano baja, bien ligadas. Luego se echó la muleta a la zurda y, de ahí en adelante, basó su labor en la zocata, con la que toreó despacio y muy ajustado. Gran faena, exhibición de toreo y valor. El público se puso en pie en varios momentos. Concluyó Tomás con una serie de naturales sobre la mano derecha, matando a continuación de una estocada entera cobrada en buen sitio, perfecta de ejecución. Dos orejas.

 

Buen toro de Cuvillo el segundo. Lo saludó José Tomás por verónicas, cobrando el animal un picotazo en el tercio de varas. Tras quitar por ajustadas chicuelinas, el de Galapagar brindó al público una faena que abrió citando en el mismo centro del platillo para torear directamente sobre la mano derecha. Alternó las series por ambos lados, rayando a buen nivel su toreo. Hubo ajuste y temple, y por momentos verdadero sometimiento a base de bajar mucho la mano. Remató con apretadas manoletinas, dejó una estocada entera y paseó una oreja.

 

MANZANARES, FAENA INCONMENSURABLE

 

La otra gran faena de la tarde la hizo Manzanares al sexto. Inconmensurable labor del alicantino. Extraordinaria. Sublime toreo por los dos pitones, muy lento, muy ajustado, bajando la mano y ligando muy bien los muletazos. Labor redonda sobre ambas manos, bordándolo al natural. Los pases de pecho a la hombrera contraria los ejecutó con una largura y una despaciosidad especiales. Los adornos, las trincherillas, las entradas y salidas de la cara del toro… todo rezumó una enorme torería. Casi todo el trasteo se desarrolló en los medios. Mató de un estoconazo recibiendo que fue emocionante: el toro no se le arrancaba, él aguantó, echó la muleta hasta dos o tres veces, y metió el acero hasta las mismas péndolas. Dos orejas de ley. Formidable respuesta a José Tomás, con quien abandonó el coso en volandas.

 

El tercero salió sin fijeza y huidizo. Nada pudo hacer Manzanares con el capote. Tras el picotazo con el que se cambió el tercio, tampoco pudo lucir con la muleta pues el animal buscó las tablas desde el primer momento. Rajado completamente, trató de sacarlo de su querencia, pero fue imposible. Tampoco hubo opción en los terrenos de tablas, porque huía hasta de su sombra. Manso de libro el de Cuvillo. Ante ello, Manzanares optó por coger la espada. Pinchazo y estocada. Pitos al toro y silencio para el torero.

 

Abrió plaza el rejoneador Manuel Manzanares. Realizó una faena sobria, pulcra, correcta, pero falta de transmisión. Clavó arriba tanto los rejones de castigo como las banderillas, también las cortas, pero el conjunto no llegó al público. Mató de un pinchazo y un rejonazo y saludó una ovación.

 

El cuarto de salida sacó muchos pies, embistiendo con extraordinario celo a las grupas de los caballos. Manuel Manzanares clavó dos rejones de castigo, dejando después dos o tres banderillas en lo alto. Sin embargo, el toro acusó las carreras, terminó yendo a menos y acabó rajándose. Lo intentó con las cortas Manzanares y clavó un rejonazo que acabó con el de Bohórquez. Silencio.

 

Alicante, viernes 24 de junio de 2016. Feria de Hogueras. Dos toros de Fermín Bohórquez, para rejones, y cuatro de Núñez del Cuvillo. Correctos de presencia y desiguales de juego. Manejables los de rejones y, de los de Cuvillo, mejores 2º, 5º y 6º. El 5º, “Cacarero”, nº 175, de 526 kilos y nacido en 01/12, fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. El rejoneador Manuel Manzanares, ovación con saludos y silencio; José Tomás, oreja y dos orejas; y José Mari Manzanares, silencio y dos orejas. Entrada: Lleno de “No hay billetes”.

 

Fuente: Aplausos.es

Fotos: cultoro.com

A %d blogueros les gusta esto: