¡Ya hasta queman las plazas de toros portátiles!

La plaza de toros de Campredó, en Tarragona, es ceniza. El coso, que se monta en la localidad con motivo de las fiestas populares que se celebran por San Juan y por San Jaime, ardió este martes hasta ser consumida por las llamas.

 

La policía no descarta que se trate de una acción llevada a cabo por grupos antitaurinos y tampoco que algo parecido pueda producirse en otros pueblos de la zona, donde también se instalan plazas con estructuras de madera para celebrar en ellas festejos taurinos populares.