El S.O.S de un torero

[Img #8537]La imagen de los maletillas en las puertas de las plazas de toros durmiendo a la intemperie,  tapados con el capote de brega, pidiendo una oportunidad; o de aquellos que como espontáneos saltaban a los ruedos; los que se anunciaban sin ninguna experiencia en las plazas de los pueblo a auténticas corridas de pueblo por un billete de 25 pesetas… forman parte del ayer y de la hermosa historia de nuestra tauromaquia.

 

Ahora, quien quiere una oportunidad o se va a Madrid andando desde Fortuna, o como ha hecho el novillero cartagenero Raúl Sáez, enviado un comunicado que lleva consigo la ilusión, el drama, la cara y cruz de nuestra Fiesta. Las nuevas tecnologías aplicadas a decir “no me olviden”, “déjenme torear” “aun existo”, aquí estoy…

 

En su carta, Raúl dice entre otras cosas:

 

“Escribo  para seguir recordando a la afición y a los empresarios que sigo estando aquí como el año pasado, sin perder la esperanza, sin dejar de entrenar, ¡pidiendo que me den la oportunidad de entrar en el circuito otra vez! Después de que en el 2015 se truncaran las fechas en las que se suponía me vestiría de luces, no quise quedarme parado y el 29 de noviembre organicé en la finca La Herencia una fiesta donde lidiaba un novillo de Eugenio Frías y donde la afición demostró tener mucho interés en verme torear ya que se superaron las 350 personas. ¡Me encontré muy bien! …pero no fue suficiente para llamar la atención de los empresarios y profesionales del toro….. Tenía que seguir luchando. He tenido la oportunidad de tentar algunas becerras gracias a buenos amigos. Y seguimos  llamando a las puertas … “

 

Puertas a Raúl, como a otros muchos incluso con apoderados, no se les abren. Es suficiente mirar el Ranking de El Muletazo, para ver que el novillero de la tierra que más lleva toreado es José Manuel, con dos novilladas.

 

Pero la fuerza de voluntad no se pierde y Raúl Sáez sigue diciendo en su nota que “el gran motivo de este comunicado no es otro que pedir que  esté de nuevo en los carteles de la región y alimentar la ilusión de los aficionados por dar un buen espectáculo junto a los novilleros de la tierra, que hay muchos ¡¡Y buenos!!”

 

El novillero le hace un guiño a las empresas de Blanca, Calasparra, Mula, Murcia… para apostillar que “¡No pienso perder la fe en mí! ¡Y espero que los empresarios y los profesionales tampoco la hayan perdido!”, y termina con un grito a la esperanza “espero que este año no siga sufriendo la discriminación que he sufrido hasta ahora y Raúl Sáez vuelva a estar donde creo que merezco”.

 

Lo de este novillero es un S.O.S en toda regla. Un chaval que de estar toreando en Sevilla o en Murcia, pasó al más absoluto de los ostracismos. Fíjense en el ejemplo de José Manuel. Desde estas páginas nuestro apoyo y ánimo.

A %d blogueros les gusta esto: