Trappist-1

fran-perez-opinionA cuarenta años luz de la Tierra, la NASA ha descubierto siete planetas nuevos. Siete planetas que orbitan sobre la estrella  Trappist-1. Bendita estrella. Que alegría para los astrónomos. Un nuevo descubrimiento que ha entusiasmado a esos que estaban siempre hartos de ver las mismas estrellas. Ahora se abre un nuevo capítulo para la astronomía, de querer descubrir la vida en Marte, que yo creo que esa vida está en la tierra porque hay alguno que no hay por dónde cogerlo, a ver siete planetas nuevos, que pueden albergar océanos, y en consonancia, vida, por las condiciones que presentan. Trappist-1 b, c, d, e, f, g y h acaban de tomar la alternativa, y ya,  han hecho que ese mundo tan complejo de planetas y constelaciones este a la orden del día.

Más cerca de nosotros está el planeta de los toros. Un planeta con estrella, que no deja que sus nuevos satélites salgan a relucir. Aquí, nos tenemos que conformar con los mismos de siempre, que no digo que aburran, pero hace de esto una monotonía difícil de digerir, si esos astros torean entre ellos y con el mismo toro de siempre. A la fiesta le hacen falta descubrimientos. Y cierto es que los hay, pero cuando hay alguien que puede quitar protagonismo a los planetoides acomodados en el sistema solar del escalafón, ya se encargan desde los despachos de lanzar meteoritos, dardos y algún misil coreano, para que el descubrimiento quede archivado en los armarios del olvido.

Y mientras que los archivadores andan llenos, en la Vía Láctea, salen las estrellas viejas.

Como estará el toreo que todo el mundo reaparece. Pregúntenle a un albañil retirado si le gustaría volver a subirse al andamio. Ya verán lo que les contestan. Pues aquí, los toreros retirados se van y vuelven como los ojos del Guadiana. Da que pensar. Muchos te dirán que es afición. Yo les pondría un emoticono de WhatsApp. Ahora Francisco Rivera, dice que se despide de Sevilla. Que sería su segunda despedida de Sevilla. Y que se va en Ronda. Que sería la segunda vez que se va en Ronda. Y la segunda vez que hace caja por ello. Y la segunda vez que cree tomarnos por tontos. Ya era hora Francisco. Ya vendrá la tercera.

Pero no la tomemos sólo con Rivera. Que también hay otros que han dejado archivados hasta sus mismos paisanos. Luego en septiembre, cuando haya que salvar los muebles de alguna feria, los sacarán de la nube, y no sería la primera vez, ni la segunda….

Seguro que estás conmigo en que la fiesta tendría mucho más interés si b, c, d, e, f, g y h se les dieran la oportunidad de destacar y arrebatar el protagonismo a esos astros, alguno incansable, que no paran de dar vueltas con el coche de cuadrillas desde hace mucho tiempo. Simplemente se llama juego limpio.

Es el toro el que debe dictar sentencia. El que debe poner a cada uno en el lugar que le corresponde. Sudar y trabajar. Ser consecuente y asumir las victorias y también las derrotas. No vale eso de cesar a fiscales, porque veo la sombra sobre mí. A la sombra del error o la derrota se le combate irradiando mucha luz. Y la luz, en el toreo, se consigue toreando, al toro en puntas y levantando al público, con tu mejor enemigo delante y con ese que quiere ser como tú. Se gana en credibilidad, en afición, y para colmo, se hace una siembra para el futuro.

Si no estás para eso, ¡Retírate! Allí, a Trappist-1 b, c, d, e, f, g o h.

Fran Pérez @frantrapiotoros

A %d blogueros les gusta esto: