¡Por la aplicación de la rebaja del IVA YA!

antonio desde el cieloLa noticia empresarialmente más importante del año para la tauromaquia no ha pasado inadvertida para El Muletazo. Muchos sectores como el cinematográfico llevan años suspirando por una rebaja del IVA, que en su caso tendrá que esperar. Los aficionados estamos de enhorabuena al haberse bajado el IVA que grava los toros del 21% al 10%.

En cualquier otro ámbito de la actividad económica, una modificación del IVA en vigor se aplicaría desde el primer minuto.  Por ley, el sujeto pasivo (persona que hace frente al pago de la obligación tributaria) es el aficionado que paga su entrada. Aunque sean las empresas las obligadas a hacer la liquidación a Hacienda por la diferencia entre lo recaudado y lo pagado.

Por poner un ejemplo, de los 30€ que costaba una entrada hasta el jueves 29 de junio, 5,21€ eran para Hacienda y 24,79€ para el empresario. A partir de ese día la cantidad que va a Hacienda pasa a ser de 2,48€, por lo que para que le queden los mismos 24,79€ al empresario la entrada debería bajar a 27,27€. Del mismo modo un abono que costase 120€ debería bajar 10€, pasando a costar 110€.  Redondeando y estableciendo una regla fácil de recordar, por cada 60€ que costase una entrada o un abono, correspondería bajar 5€ el precio final.

Entendemos que muchos empresarios tienen que hacer encaje de bolillos para que los números de un festejo salgan, siendo muchos de ellos deficitarios y subvencionados. Esta realidad no puede hacer que muchos otros engorden sus bolsillos y salgan corriendo sin dar la más mínima explicación.

Respetando -sin entender- a quienes prefieren dar la espalda a los aficionados con su silencio, El Muletazo ha decidido reivindicar que la ley se cumpla por ser la mejor garantía de futuro. Daremos la cara con la libertad que siempre ha caracterizado a este medio en todas las ruedas de prensa y presentaciones a las que asistamos. Si los precios de las entradas y de los abonos no se bajan en esa proporción, preguntaremos a qué va a destinar el empresario el dinero que se va a ahorrar. Si los precios de las entradas no se bajan porque el dinero se destina a traer mejores toreros, pagarles mejor, traer mejores ganaderías o reducir subvenciones públicas de forma demostrable, estará bien destinado. De lo contrario será un atraco en toda regla y así lo denunciaremos a nuestros lectores.

Este es nuestro compromiso, al que se pueden sumar las asociaciones taurinas y medios que lo deseen. Apostemos por el futuro con este soplo de aire fresco que nos llega por la vía impositiva.