Parte facultativo

fran-perez-opinionQue podrido está el toreo. Me contaba el buen torero leonés Javier Castaño, que nunca había bajado de Albacete. Que de la tierra manchega, para abajo, era una frontera a lo desconocido. Ese lugar donde sólo torean las figuras, o esos que llenan de “claro que si guapis” las revistas de la gastritis.

 

Gracias al Club Taurino de Lorca, Javier Castaño ha pasado ese muro construido por los Donald Trumps de la fiesta de los toros. Fue un magnifico placer poder escuchar su línea cronológica de la vida. Una vida marcada por el toro. Porque a veces, no sólo el toro tiene un par de pitones, en realidad, el toro se convierte en anhelo y desconsuelo, y es ahí, cuando el más anti taurino de los anti taurinos se pone el chispeante, para poder darle pases por bajo a esa alimaña del hierro torista que quieran ponerle. Que por nadie pase, como dicen en mi tierra.

 

Javier, fue capaz de ponerle la muleta planchada y salir por la Puerta Grande, 18 días antes de torear en la plaza de toros de La Maestranza de Sevilla y dar aliento de esperanza a los millones de toreros que andan todavía fajándose con el avispado toro.

 

Por cierto, hablando de avispados, que tratamiento le ponemos a esos que nos venden la moto de salvadores de la fiesta, pero en realidad, la están matando ellos solos.

 

Diagnostiquemos la enfermedad. Falta de casta, toros impropios delante de toreros, que deberían matar por su condición y caché, toros a la altura de esas circunstancias. Precios astronómicos para el espectador, montajes de cordobeses que ahora son hermanos, ofrecimientos de ir sin cobrar por torear sacando a compañeros de carteles que van por derecho, pedir dinero a los que empiezan la senda del sueño de ser torero. ¿Parece grave doctor?

 

Vetos a la juventud en los carteles y a los que no son tan jóvenes, abanico cerrado de ganaderías, pérdida de variedad de encastes, amenazas a novilleros que debutan con picadores porque se han salido de tu escuela taurina.

 

¡Vaya palizón! El parte facultativo sigue…..

 

Monopuyazo traicionero con puya criminal, abandono de los tercios de la lidia para sólo darle protagonismo a la muleta, demasiados besos de callejón y ausencia de quites y piques, mucho rufián que no paga una entrada para ir a los toros desde que Franco tocaba la corneta e inundan los callejones de las plazas de toros españolas.

 

¡La Virgen que tabacazo!

 

Mueco, serrucho, after save y lima no faltan, que no se me olvidaban, ni tampoco la compra de prensa por un puñado de arroz con sobre. Plazas portátiles donde Cristo perdió el gorro y juntas empresariales que parecen Rumasa Taurina.

Afición de clavel que se lo traga todo y ausencia de didáctica taurina. Unión, la misma que en Podemos y llamaditas de esas, de partir las piernas…..

 

Podríamos seguir, pero vemos claramente que la fiesta, nuestra amada fiesta de los toros, tiene cáncer y se lo han producido los de dentro.

 

La metástasis es evidente, pero tú tienes la oportunidad de que esto cambie. No te quedes callado aficionado, conviértete en un Javier Castaño y pon la muleta planchada para tratar de frenar, que esta enfermedad, se lleve esto de los toros. Sé que es un tremendo esfuerzo, pero seguir luchando por lo que nos gusta, merecerá la pena y la curación estará un poquito más cerca.

 

Fran Pérez @frantrapiotoros

A %d blogueros les gusta esto: