Pañuelo Verde

fran perez opinionEn aquel abril de 2015, cual toro bravo pie en albero de esa plaza de toros de la Ronda de Garay, la bravura de la palabra encandiló a los profesionales del toro que lo escucharon. Se fue de largo al caballo y prometió metiendo los riñones y romaneando, cosas que los sufridos aficionados echaban de menos. Y por cada promesa una ovación y en cada embestida un pensamiento que poco o nada tenía que ver con embestir y si más con investir.

El caso es que el burel se invistió. Y lleno de poder se fue olvidando de la bravura. Pronto nos dimos cuenta que aquellas esperanzas de bravo, eran sólo las mentiras de un manso que cantaba la gallina y buscaba barbear votos. Pero el manso embestía como ese toro de Atanasio, que a oleadas se come el trapo si le dejas la muleta puesta en la cara. Y más de uno se la pusimos. Sólo había que recordarle alguna promesa de las suyas para que sacara genio y se viniera al cuerpo.

Si dábamos alguna verónica diciendo lo del apoyo a la escuela taurina, arreón con inyección económica a las arcas de la escuela. Si nos quejábamos de que en otras comunidades se daban toros y en Murcia no, colada con retransmisiones en directo por la televisión Autonómica. Y si directamente le decíamos que su afición a los toros era sólo fachada, se pegaba la rajada padre de “Superman” de la fiesta pero callejoneando gratis por las plazas de toros a coste 50 entradas de protocolo para los empresarios. Alguno hasta se hizo fan de póster del superhéroe. Que se lo digan a la Real Federación Taurina de España, que le otorgó el Cossío.

 Y a pesar de todo eso, tengo que reconocer que me caía bien y su presencia en la plaza daba confianza. La casta “Sánchez” era temida. Es por eso que han aprovechado hasta el último resquicio para quitársela de en medio. Puyazos barrenando en la herida, pares de garapullos con arpones de banderillas negras y capotes abajo para hacer que el toro doblara las manos. El último tironazo en forma de moción de censura si ha conseguido tirarlo al suelo. El pañuelo verde ha asomado por el palco y Florito ha sacado la parada de cabestros.

Pero que no canten victoria los toreros con ternos sangre de toro y nazareno,  porque el sobrero tiene la misma casta y el mismo hierro, la única diferencia es que tiene menos resquicios para mandarlo a los corrales. Ahora en lugar de buscar la devolución del astado, hay que empezar a saber torear. El de sangre de toro y oro es como esos toreros retirados que le salen el mejor novillo en un festival y se lo dejan sin torear. Cuando eso pasa lo mejor es dejar paso a los que sí pueden sacar mejor resultado para que las rosas que le van a tirar en la vuelta al ruedo no se marchiten. El de nazareno preocupa aún más, porque este ni estaba ni se le esperaba. Directamente son como ver a Pedrito Capea en los carteles, que lo respetamos pero no podemos verlo.

Van a sonar los clarines en la Asamblea Regional anunciando a “Monchito”. Y va a ser indultado gracias a los pañuelos naranjas de Ciudadanos. ¡Qué cachondos los ganaderos! Que han hecho como los mejicanos y le han cambiado el nombre al toro. Claro, y es que detrás de “Monchito” esta José Luis Moreno.

Ojalá que este toro sea para Murcia increíble, tenga garra, sea guay y tenga éxito, ¡uuh uuh uuh! con Juncal Rivero.

Fran Pérez @frantrapiotoros