La Mesa de Todos

fran perez opinionLa pasada semana, el consejero de presidencia hizo de papá y quiso reunir a la familia del toro a través del móvil de Rafael Laorden, asesor taurino del consejero, con la excusa de dar a conocer una serie de medidas que la consejería de presidencia de la Región de Murcia estudia para tratar de dar impulso a la alicaída tauromaquia y que serán la base de una futura mesa del toro compuesta por representes de los diversos estamentos de la fiesta en la Región de Murcia. Es de agradecer, que en los tiempos que corren, un gobierno regional se preocupe por fiesta de los toros cuando lo más habitual es que se pase de ella. Sin duda, un buen gesto, que luego habrá que ver hasta dónde llega. De momento la voluntad existe y las ganas de que la mesa del toro eche a andar antes de final de año queda constatada.

Pero la reunión del patriarca para dar a conocer el borrador de ideas para la regeneración de la fiesta no pasó de ser una reunión triste. Y no porque lo que allí se hablará fuera malo. Una comida familiar sin parte de sus integrantes siempre suele ser penosa. Pero lo es más si no van porque no se les ha avisado. Y allí faltaban muchos, que de una u otra manera, están peleando por la fiesta de los toros, alguno hasta jugándose la vida cada tarde, y no se les llamó. Tengo constancia que la reunión surgió de forma precipitada y  hubo poco tiempo para avisar a todos, pero no es de recibo que faltase uno de los hijos principales de la fiesta, la voz de la afición.

Sin la afición legitimando las bases de ese prometedor proyecto ya puede haber mesa de la tauromaquia, foro del choto o lo que sea, que eso no va a ningún sitio. Espero que se enmiende el error y que se cuente con todos y cada uno de los que tienen un gesto bueno con la fiesta de los toros en la Región y entre todos limar muchos de los puntos presentados que no hay por dónde cogerlos.

Si realmente la solución para los males de la fiesta es crear un premio que vincule los toros con el flamenco apañados vamos. No es el momento de hacer semejante mamarrachada y si de ser conscientes de los verdaderos problemas que azotan al espectáculo más real que hay en el mundo.

Hay que hablar de cultura, de exposiciones, de fomento, claro que sí, eso sin duda. Hay que hablar de apoyar a los jóvenes que quieren ser toreros, de la creación de un certamen de novilladas sin caballos que recorra las plazas de obra de la Región al estilo andaluz o castellano manchego. De seriedad en los palcos presidenciales y que los festejos no se conviertan en la tómbola de la tía Bernarda. Hay que hablar de la conservación de las plazas de toros que sean municipales y porque no de hacer un reglamento Regional. Hay que olvidarse de eso de los ciclos de formación que tanto dañaron a la fiesta en su día y que la gran mayoría, estamos en contra de ello. Y hay que hablar de IVA. De ese que ha bajado el precio de las entradas de los festejos taurinos y los empresarios han hecho como que no han visto y que están entrando con ello en una ilegalidad que puede acarrearles ciertos problemas en el futuro. Y de ese que pagan religiosamente los empresarios y que muchas veces hace inviable la celebración de un festejo taurino. Hay que hablar de mínimos y que la Región no se convierta en el paraíso del túnel. Y de los callejones, que deben ser territorio único y exclusivo de los profesionales. Y habrá que hablar de fraude. De esa palabra que nadie ve y ahí está. De una comisión de seguimiento que reclame astas de los toros para su análisis y posterior multa si salen positivos por manipulación, ya sea afeitado como sacarle punta. Hay que hablar sin miedo y libre de toda presión o represalia, que en esto del toro, las hay y se cuentan por centenares.

Es el momento de que el postureo se acabe para que llegue la hora de remangarse las mangas de la camisa y trabajar para que lo que queremos, lo que nos llamó la atención de pequeños agarrados de la mano de nuestros abuelos y lo que unos eligieron como forma de vida sabiendo que hay muerte en la danza valiente con la embestida del toro tenga la credibilidad, la fuerza y el futuro suficiente para seguir caminando con el respeto de todos.

El tiempo de la sonrisa de grinch de los de siempre y la palmidita en la espalda ha de quedar atrás y bien olvidado para dar paso a la “Mesa de Todos” dejando al margen intereses empresariales y políticos, y remando por y para una Murcia Taurina mejor. Y créanme, que a poco que se haga ya es mejor.banderaregionmurcia

Fran Pérez @frantrapiotoros