Espiga de Plata

pedro-mellinas-opinionEn las últimas semanas han sido noticia las convocatorias de bolsines y certámenes para novilleros sin caballos, trofeos como el Zapato de Plata y Alfarero de Plata, entre otros.  Me ha llamado especialmente la atención este último, cuyas características principales les resumo a continuación:

Cinco tentaderos públicos con 25 candidatos, los seis finalistas actuarán en la final. La tienta será comentada por un periodista taurino con el objetivo de dar a conocer al público asistente cómo se desarrolla un tentadero por parte del ganadero, sus apreciaciones, sus comentarios, sus dificultades en la selección…para así seguir contribuyendo al conocimiento y fomento de la fiesta de los toros. Cada novillero seleccionado tendrá una becerra para demostrar sus capacidades y en cada tentadero estará presente y actuará como director de lidia un matador de toros. Entre ellos Eugenio de Mora, Alberto Lamelas, Emilio de Justo, Javier Cortés y Román, que a su vez contarán con una becerra para deleite de los aficionados presentes en todos los tentaderos públicos que se desarrollarán en la Plaza de Toros “La Sagra” de Villaseca de la Sagra.

No puede pasar desapercibido el hecho de que se haya descontinuado, me niego a decir perdido, el certamen Espiga de Plata para novilleros sin caballos en Calasparra. Durante 10 años ininterrumpidamente desde 2005 hasta 2014, han pasado con distintas fórmulas de selección, jóvenes valores de toda España y especialmente de la Región de Murcia.

Con un patrocinador como Ginés Hernández volcado con el proyecto, un ayuntamiento que ha demostrado con hechos su apoyo a la tauromaquia, un empresario valiente e innovador y una escuela taurina como la de Murcia que podría implicarse en el proyecto, cuesta trabajo pensar cómo por segundo año consecutivo el certamen no se va a celebrar. Más aún cuando se ha seguido celebrando con mucho esfuerzo en los años más duros de la crisis económica.

El empresario Pedro Chicote ha mostrado su disposición a seguir celebrándolo, circunscribiéndolo a la consolidación primero de la Feria del Arroz y solicitando la colaboración de los entes taurinos de la localidad. O sea, traducido al murciano: “Sin que le cueste las perras a él”. Normal por otra parte.

El reto es buscar fórmulas para hacer sostenible el certamen. Me niego a pensar que no las hay. Desde El Muletazo nos ocuparíamos de que un certamen en Calasparra que cuente con novilleros sin caballos murcianos, de la Escuela Taurina de Murcia y con los más punteros a nivel nacional, tendría la difusión que un evento así merecería. Sean valientes y cuenten con nosotros.

 #PorElFuturoDeLaFiesta

Pedro M. Mellinas @PedroMMellinas

A %d blogueros les gusta esto: